Ministerio de Educación y Cultura
Ley de Educación

Educación: un derecho humano para una sociedad en aprendizaje permanente

La Ministra de Educación y Cultura, María Simon, se dirigió a la población por cadena nacional, a efectos de dar cuenta sobre la evolución de la educación en general y particularmente sobre el Proyecto de Ley de Educación remitido a consideración del Parlamento Nacional. Dijo que la educación es un tema que involucra a todos los ciudadanos, que debe ser discutido y analizado, y para ello es imprescindible estar informado.

La Ministra María Simon considera que la educación es la apuesta al futuro, un valor de identidad nacional y un factor esencial de cultura, progreso y justicia social, al tiempo que es un derecho humano y un bien público. En ese sentido, destacó el Plan Ceibal, experiencia única en el mundo de llegar con una computadora por niño y anunció que el día 13 se entregará la número 100.000.

Simon reconoce que nuestra educación tiene mucho de bueno, pero también mucho para mejorar. Fundamentalmente, debe adaptarse a los grandes cambios y para ello, la Reforma Educativa requiere la participación de todos. Al decir todos, involucra a docentes, alumnos, madres, padres, pero también al ciudadano común.

La Ministra dijo que la Reforma propone un sistema integrado para todos, "desde el nacimiento y para toda la vida", brindando educación entendida como derecho humano que busca alcanzar una sociedad en aprendizaje permanente.

Partiendo de la premisa de para qué educamos, la Secretaria de Estado expresó que la respuesta a esa pregunta, es simplemente que los jóvenes sean buenas personas, solidarios, respetuosos, que lleguen a ser independientes, económicamente y de criterio, y que dentro de las posibilidades, sean felices. En cuanto a sus demandas, piensa que quieren una educación que les sirva y que los prepare para el futuro, que la educación impartida tenga que ver con la realidad diaria y de los centros educativos, buscan que sean un espacio de comunicación y convivencia. Otra aspiración de los jóvenes, es que se le reconozcan los conocimientos y que se los tenga en cuenta en su individualidad, subrayó.

Simon expresó que la Reforma de la Educación tomará como norte la educación en valores que debe impregnar todo proceso educativo. En tal sentido, destacó la educación para la salud, la educación sexual, la educación física y la recreación, los derechos humanos, la educación científica y artística y la educación ambiental. En cuanto a la salud, considera que no alcanza con dictar algunas horas de clase sobre salud, sino que la acción del centro educativo se encare desde la salud, que eduque desde la prevención y en mejorar la calidad de vida.

Otro aspecto que considera esencial, es la compatibilidad entre educación y trabajo. En ese sentido, la educación debe proporcionar herramientas para el trabajo y destrezas para desenvolverse en varias tareas.

Para Simon, el mayor desafío es aumentar exponencialmente la cantidad de ciudadanos que accedan a la educación, pero sin perder en calidad. Al respecto, propone que la evaluación interna, sea complementada con una evaluación independiente. De esta forma, además de dar garantías, es una manera de rendir cuentas a la sociedad de cómo se emplean los recursos que de ella provienen.

La Ministra de Educación, define la coordinación de la educación en tres círculos crecientes. En primer lugar, un sistema coordinado en su interior. La idea es que se pueda cambiar de rama y que se reconozcan los conocimientos adquiridos. En segundo lugar, la coordinación con la cultura, la ciencia, la tecnología y la innovación. Se busca formar personas cultas capaces de crear y de apreciar la cultura en todas sus expresiones. Finalmente, una educación coordinada con el proyecto de país, apuntar a formar personas adecuadas para ello, pero también capaces de transformarlo.

Se propone además, aumentar el número de horas y la cantidad de años de educación garantizada hasta la enseñanza media completa. También, se le asigna especial importancia al centro educativo, concebido como un núcleo social y cívico que profundice los lazos entre la educación y la sociedad. En este sentido, se profundiza la asignación de recursos para los centros educativos y se crean consejos de participación con representación de docentes, estudiantes, padres y ciudadanos en general.

Este proyecto, dijo, garantiza la tradición de autonomía de la enseñanza uruguaya, entendida como independencia de la política partidaria. Para la Ministra, autonomía no es falta de coordinación, sino una autonomía responsable y atenta a la sociedad. La Reforma estimula la participación y el co-gobierno a diferentes niveles, empezando por el centro educativo y llegando a los órganos centrales, con miembros electos por los docentes. Se incluye también, la presencia de personas competentes propuestas por el gobierno, que representen al conjunto de los ciudadanos y que garanticen el proyecto educativo. Se proponen también consejos asesores de los órganos centrales en que participan estudiantes, funcionarios no docentes, padres y en el caso de UTU, trabajadores y empresarios.

Se plantea además, crear institutos terciarios para la formación de especialidades tecnológicas o también en gestión, salud, turismo, lechería, forestación, maquinaria o idiomas.

En resumen, la aprobación de una Ley General de Educación, es realmente necesaria para ordenar un sistema educativo que tiene excelentes elementos pero esta disperso, subrayó Simon. Considera que todos estamos convencidos de que una reforma es ineludible para acompañar las transformaciones del mundo e impulsar los cambios que queremos para nuestro país. Una ley es imperiosa pero no suficiente, sólo con la participación de todos, los cambios echarán raíces, concluyó.

descargar discurso

 

LeyDiagrama del sistema nacional de educaciónDebate educativoOpiniones destacadasTrámite Parlamentarioconsultas, sugerencias, propuestas

 

 

  © 2008 Ministerio de Educación y Cultura - ROU | Derechos Reservados - Departamento de Comunicación - Departamento de Sistemas